Después del “Pescaíto”, una de torrijas.

OPERACIÓN TORRIJA

Han oído bien: una de Torrijas. Si bien se ha consagrado con el tiempo la degustación de buñuelos con su chocolate calentito después de la correspondiente “torrija” a base de fino o manzanilla que, aunque distintos, vienen a realizar el mismo matrimonio surrealista con el Seven Up en ese engendro llamado “rebujito”, ¿acaso nadie ha pensado en unos buenos pestiños y, sobre todo, en unas buenas torrijas para tales menesteres? No me lo creo, pues una “torrija”, con una torrija se cura, y si no me creen, prueben y verán.

En cualquier caso, esta publicación se llama Diario de Pasión y algo de Semana Santa seguro que hay tras el titular del artículo. Efectivamente, así es. Para los nostálgicos, la Feria de Sevilla no es óbice  para seguir tachando números en el “calendario del nazareno”; la espera ya comenzó hace dos semanas y la lectura ayuda a quitar el “mono” cofrade. Es por ello que traigo la reseña de un libro titulado Operación Torrija. El robo de las siete coronas, una novela rancia que perfectamente casa con lo que ya algunos (y el que habla se incluye) han bautizado como literatura vanguardista cofrade, denominación incorrecta desde el punto de vista académico pero útil a la hora de identificar los especimenes en ella contenidos. Se trata de un cortometraje en papel, de temática cofrade, en el que unos personajes, en este caso los inspectores Pepe y Lola, se embarcan en una aventura que tiene como telón de fondo Sevilla, con el fin de dar solución a un problema, el robo de siete coronas de dolorosas sevillanas, mientras hacen alarde de un peculiar estilo de humor e ironía. Ambos elementos se refuerzan con dibujos y guiños visuales que amenizan la trama, ya bien sazonada y entretenida desde el principio. Una locura como la que les explico solo puede surgir de la cabeza de un autor con el humor suficiente como para afrontar el reto de tratar ciertos temas tradicionalmente sensibles cuya mística se ha atemperado con el paso de los años. Manuel Moreno Reina rubrica esta peculiar operación policial bajo el amparo de la editorial Samarcanda, y consigue arrancar la sonrisa del lector. Se trata de un libro de ágil lectura narrado a dos tiempos en el que resulta más demencial la resolución del caso que el caso en sí. El lector recorrerá Sevilla en un destartalado coche de la Policía, y su viaje comenzará en la mismísima basílica de la Macarena. Mientras tanto, el Pregón Oficial en el Maestranza será declamado con mayor o menor fortuna por un completo desconocido, pregón inquietante y, sobre todo, pieza clave de los sucesos que tendrán lugar durante y tras su dictado. O quizás estas afirmaciones sean gratuitas porque el robo de siete coronas, siete preseas, requiera de un plan más sofisticado que no se encuentra al alcance de cualquiera. Todos seremos Pepe y Lola mientras duren las pesquisas y al final… Al final que cada uno haga lo que le dé la gana.

Francisco Javier Torres Gómez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s