Los Evangelios Apócrifos en la Semana Santa de Sevilla

EVANGELIOS APOCRIFOS

¿Qué influencia han tenido estos “otros evangelios” desterrados del Canon eclesiástico en la configuración de nuestra Semana Santa? ¿Somos conscientes de que no todo lo que nuestros pasos expresan plásticamente es ortodoxo? ¿Nos atreveríamos a señalar a aquellos personajes que, procesionando sobre sus respectivos pasos no fueron referidos o, al menos no fueron descritos con detalle en los cuatro evangelios “oficiales”, denominados “canónicos”? Son preguntas que pretenden ser respondidas en la nueva apuesta editorial de Alfar a través de las palabras de Daniel Cuesta Gómez. Se trata de un texto sencillo, de agradable lectura, que acude a cubrir un hueco literario que, sin embargo, no estoy del todo de acuerdo que existiera en la literatura cofrade, pues ya Jaime Passolas Jáuregui realizaba un ejercicio paralelo en su libro Personajes de la Pasión (Colección Candelero. Rosalibros 2003). Pero hablo de paralelismos y no de convergencias, porque cada uno de los volúmenes es complementario del otro.

Daniel Cuesta acierta al recoger la información necesaria para acompañar su discurso, y lo hace sabiendo que hay otras fuentes de las que beber, y bebe, y tras hacerlo nos ilustra, porque esa es su intención.

Entonces, ¿quiénes son los protagonistas de este libro? No creo que desvele grandes secretos si digo que estos serán Poncio Pilato, Claudia Prócula, La Verónica, Nicodemo, Dimas y Gestas, Longinos, José de Arimatea, Herodes…

PILATOS

Será esencial echar mano del Evangelio de Nicodemo y, con fuerza, la primera parte del mismo, las muy nombradas Actas de Pilato, en las que se narra la Pasión y Muerte de Cristo. En la segunda parte, El descenso de Jesús a los infiernos, se hace referencia a lo que su título describe. Habrá otras fuentes, pero la pregunta que imaginan, queridos lectores, será precisamente esa: ¿Por qué no pertenecen estos personajes al canon oficial?

VERÓNICA

Daniel Cuesta Gómez (Segovia 1987)  es joven, muy joven, y jesuita desde 2007. No se estrena en esto de escribir, pero en esta ocasión lo hace con acierto, ambientando su narración en nuestra querida Semana Mayor.

¿Hay que leer este libro cofrade? La respuesta es sí, evidentemente. Aprenderemos, o repasaremos los que nos hayamos graduado en la asignatura no oficial de la Semana Santa, y veremos ilustrados cada pasaje con las fotografías del grupo de colaboradores impenitentes de la editorial Alfar, quien trabaja para sacar buenos libros que, además de ostentar un buen tacto y mejor olor, saben a gloria y deben pasar a formar parte de nuestra colección de literatura cofrade. 141 y bella factura para unos personajes secundarios sin los que nuestra Semana Santa sería más castellana, diferente a la que todos conocemos. Pero el veredicto final será el de quien lea. Adelante…

Francisco Javier Torres Gómez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s